top of page
  • AOA

Punto de Vista | Misión Histórico-Cultural AOA

Por Yves Besançon Prats, past president AOA, director de la Revista AOA y participante de la Misión Histórico Cultural 2023 a Brasilia y Río de Janeiro.


Brasília y Río de Janeiro fueron los destinos de nuestra misión 2023. Los 30 partimos desde SCL muy temprano el lunes 15 de mayo. Por la tarde ya estábamos en Brasília, luego de una escala en San Pablo, listos para recorrer esta ciudad de 63 años inaugurada por el Presidente Juscelino Kubitschek en 1960. Uno tiende a pensar que todas las ciudades del mundo son ancestrales y mayores que uno mismo pero no, Brasília es más joven que yo y goza de muy buena salud.

Quedamos impresionados por la espacialidad urbana, las proporciones del vacío y el lleno, lo gregario y lo bucólico, la arquitectura y el paisaje.


El proyecto de la nueva y joven ciudad, se encarga, luego de ganar el concurso convocado por el gobierno brasileño, al Arquitecto Lucio Costa en 1957, el que con unos sencillos croquis y dibujos convence al jurado.


La ciudad diseñada a orillas de un lago artificial, se arma mediante el cruce perpendicular de dos ejes fundamentales: el eje monumental (Norte-Sur) que reúne a la vida institucional y política de la ciudad y el eje residencial (Oriente-Poniente) que congrega las grandes manzanas o super quadras en donde se produce la vivienda, la diversión y esparcimiento, el comercio, los hoteles y oficinas, la educación y la salud, además de lo religioso y espiritual de los habitantes de cada gran cuadra.


Cada gran manzana de 280 x 280 m aproximadamente (8 ha), es una mini ciudad en sí misma y se organiza hacia el interior con solo una entrada y salida, y rodeada de una franja de 20 metros de ancho de bosques y paisaje verde. En su interior, edificios de 12,5 m x 85 m, integrados socialmente que disfrutan en igualdad de condiciones de la cercanía de los servicios y el paisaje.


En el eje monumental, en cambio, visitamos la plaza de los tres poderes que en su inmensidad otorga escala a los edificios principales del poder político e institucional del país. El imponente edificio del poder Legislativo hace de centro geopolítico del conjunto, luego hacia ambos lados al Oriente, los dos edificios de tres niveles de los Ministerios de Relaciones Exteriores (Palacio Itamaraty) y el de Justicia. Al costado Poniente se ubican los Palacios del poder Ejecutivo y el Palacio del poder Judicial, todos proyectos del arquitecto Oscar Niemeyer, premio Pritzker 1988. En el cruce de ambos ejes se produce la articulación de todas las conexiones peatonales y vehiculares en donde se ubica el rodoviario y principal ordenador del transporte público de la ciudad.


Una ciudad que nace de la nada y que por la decisión y voluntad política de un Gobernante, se proyecta y se inaugura en 3 años. Pensada inicialmente para 500.000 habitantes, hoy ya tiene 3 millones sin que su proyecto planificado originalmente por Costa, haya sufrido cambios importantes.

La Comisión de Arquitectura y Urbanismo especialmente creada para mantener la idea original y conceptual, juega un papel vital con autoridad y lucidez.


La ciudad en su escala monumental, funciona principalmente en torno a la vialidad construida para el automóvil y el transporte público. En cambio, en su escala residencial funciona en grandes manzanas (super quadras), pensadas para el peatón como mini ciudades con todo al alcance de la mano, es decir todas las necesidades, servicios y funciones en distancias cortas y para el caminante. Los edificios de vivienda de 7 a 8 pisos al más puro estilo Le Corbusier, levantados del suelo y construidos sobre “pilotis” para entregar espacio público liberando su base, en donde no encontramos ni un papel, ni colillas de cigarrillo, todo impecable, nos muestra un nivel de cariño por su manzana y el respeto por lo que es de todos. Los jardines y paseos con árboles de 60 años, fuentes de agua y espacio para los jóvenes y niños, se confunden con los espacios para los mayores, contribuyendo a una calidad de vida armónica y escalada al ser humano.


Incorporada a la ciudad y su trama urbana, visitamos la Universidad de Brasília, Campus Darcy Ribeiro. En un espacio verde, arbolado y con más de seis kilómetros de longitud, los edificios universitarios se pierden en el paisaje frondoso y espeso. En este lugar comprendemos por qué se pudo construir con rapidez y al mismo tiempo con nobleza, edificios de gran extensión como el edificio de más de 690 metros de largo, obra de Niemeyer, que alberga las diferentes escuelas y que armado íntegramente con piezas de hormigón prefabricado, conforma un magnífico paseo entre jardines cuidados y corredores impecables.

Un edificio notable lo constituye la biblioteca central del campus en la que el arquitecto José Galbinski, utiliza alerones verticales para deshacer la monotonía de la rigurosa pilarización de su fachada, girándolos aleatoriamente para uno y otro lado, creando un juego plástico innovador impactante.


Al contrario de nuestras ciudades que no nacen según un proyecto urbano, Brasília, la joven ciudad cumplió en abril de este año 63 años. Las ciudades chilenas nacen según lo decide el conquistador, en base a la cuadrícula o damero, cercana de un río, al pie de una colina, al borde de una tranquila bahía o lago, otras nacen como necesidad para una actividad de la economía, otras nacerán como una ciudad dormitorio o actividad turística, pero ninguna por la decisión política y la visión estratégica de un gobernante, partiendo por llamar a un concurso internacional y convocar a los más grandes arquitectos, urbanistas y paisajistas de Brasil en ese momento histórico:


Lucio Costa que gana el concurso para diseñar la nueva ciudad, lideró el llamado “periodo heroico” de la arquitectura moderna en Brasil junto un grupo de arquitectos, entre ellos el francés Alfonso Reidy, y sus alumnos: el paisajista Burle Marx y el gran arquitecto Oscar Niemeyer y que fueron fundamentales en este gran logro brasileño.


Hoy se crean y proyectan nuevas ciudades como la Starbase de Elon Musk en Texas o The Line en Arabia Saudita, el éxito o fracaso de ellas dependerá de su planificación y sostenibilidad en el tiempo y si se aprendió de la exitosa experiencia de Brasília.


*Las opiniones expresadas en la sección punto de vista son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de la Asociación de Oficinas de Arquitectos.


Kommentare


bottom of page