top of page
  • AOA

Ey! Atelier, oficina-atelier con foco en las necesidades de cada persona

Tras 15 años de aprendizaje en el mundo inmobiliario y de arquitectura de interiores, nace en manos del arquitecto Jean Paul Eyssautier, Ey! Atelier, oficina de arquitectura e interiorismo.

Una propuesta innovadora es la que muestra Ey! Atelier, que se define como: una oficina - atelier que busca recobrar el sentido de taller, de lo “hecho a medida”, un espacio de comunicación entre el cliente y la oficina. En palabras de su socio fundador Jean Paul Eyssautier: “Un laboratorio: Quería que mi atelier fuera el germen del creador”.


Añadiendo que: “Bajo este enfoque, los clientes participan activamente en el proceso de diseño, lo que les permite tomar decisiones que reflejen sus valores, personalidades y estilo únicos de su marca. Esto permite promover una conexión profunda entre el usuario final y el producto final, volviendo a posicionar a la persona como el centro. El enfoque del atelier mejora el valor percibido del producto, lo que resulta en una mayor satisfacción del cliente y lealtad a la marca”, comenta Jean Paul.


Para conocer más sobre el presente y futuro de esta oficina partner de AOA, que cuenta con la agilidad y frescura que entregan las creaciones nuevas, Eyssautier contestó unas interesantes preguntas que relatan en qué momento de su propia historia se encuentra Ey! Atelier.


¿Cuál es el sello de Ey! Atelier?

El sello de la oficina es la mezcla de experiencia, pues ya son más de 100 proyectos inmobiliarios diseñados, el uso de una data concreta de las necesidades reales del usuario final y por supuesto el “core” de la oficina, un diseño consciente de las tendencias, consciente con el medio y con la persona.


¿Cómo recuerdas el inicio de Ey! Atelier?

Más que los de Ey! Atelier que es una oficina nueva con proyectos que reflejan una madurez profesional, son los primeros proyectos de mi carrera, que fueron netamente arquitectónicos y no de interiorismo. Me recuerdan la maravillosa inocencia de crear con libertad y que de alguna manera, lo que pretende Ey! Atelier, es volver a ese lienzo en blanco en donde se empiezan a crear nuestras ideas.


¿Cuáles han sido sus grandes desafíos?

El mayor desafío fue enfrentarnos a la pandemia y darnos cuenta que nuestras necesidades como personas, no estaban del todo cubiertas en los proyectos/lugares donde vivimos. Nos enfrentamos a una nueva forma de habitar, que nos ha dejado nuevos desafíos para la industria.


¿Qué obras de Ey! Atelier consideras como grandes logros?

Considero que todos nuestros proyectos son, pues han tenido una importancia relevante en el minuto en que lo trabajamos, pero hay uno que nos encanta porque mezcla todos los temas que hoy están en boga, recuperación, cambio programático, nuevas formas de habitar y ubicación. El proyecto es la recuperación de la cadena de Hoteles Principados, que fueron vandalizados en el estallido social. La recuperación de estos edificios no fue un desafío solo por el hecho de recuperar algo que estaba en ruinas, si no que nos enfrentamos al desafío de cambiar su lógica programática, pasando de ser un hotel a un edificio de renta residencial, que incorporar justamente todas las nuevas formas de habitar, en la unidad habitación, en el edificio y en su entorno que sin duda es el epicentro de un cambio global.


¿Qué esperas en el futuro de Ey! Atelier?

El trabajo ahora de Ey! Atelier se debe centrar principalmente en las personas que habitan nuestros proyectos y el medio en que se desenvuelven. Hay una necesidad y preocupación urgente, especialmente en las nuevas generaciones, de sentirse en un ambiente consciente de sus necesidades personales y conscientes de su medio.



¿Qué desafío crees que tiene la arquitectura chilena? Y más ampliamente, la urbanización de nuestra ciudad?

El mayor desafío es recuperar nuestros espacios, los que históricamente nos permitieron recorrerlos y habitarlos. El medio en el que me desenvuelvo – el inmobiliario - no está pasando por su mejor momento, pero veo una oportunidad única en el concepto de la recuperación. El centro histórico de Santiago ha vivido una transformación mayúscula por su deterioro, que se ha reflejado en una desocupación histórica. Hay que entender que no solo depende de nosotros, los arquitectos. Se trata de un desafío que debe ser tomado como un trabajo en conjunto público/privado, para paulatinamente atraer el regreso de las personas a esos lugares tan importantes para nuestra gente.


Comentarios


bottom of page